Pues cómo suponía acabe bastante cansado, tras dos intensos días de conciertos, de los cuales os contaré parte de mis impresiones.

Antes de empezar con los conciertos en sí me gustaría comentar, que bajo mi punto de vista la organización ha sido bastante buena, para la cantidad de personas que allí nos juntamos (25.000 el viernes y 29.000 el sábado), con algunos peros, cómo es que sólo hubiese una zona de comida, con unos precios abusivos, para la mierda de bocadillos que daban, la bebida cara, pero a lo que ya estamos acostumbrados.

Mucha gente, demasiada para poder disfrutar plenamente de los conciertos, porque a veces estabas lejísimos del escenario, sin embargo reino muy buen rollo y ambiente. Los grupos que no comento es porque no los vi.

Y empiezo con el viernes:

Me perdí a Airbourne, ya que llegamos algo tarde, porqué el autobús en el que íbamos se perdió por Bilbao y no encontraba el monte Kobetas, por lo que tras coger la pulsera de entrada y montar la tienda, llegamos a media actuación de Gotthard, lo que vi me gustó y es que esta banda suiza de Hard Rock, está que se sale últimamente.

A continuación fui a ver a Sonata Arctica, y no estuvieron mal, lo que pasa que a mi esa música con tanto “organillo” no termina de convencerme..

Seguimos con Apocalyptica, una banda que en disco me aburre, pero en directo mola verlos al menos un par de veces (a la tercera ya no te aportan nada), es increíble la caña que dan con sólo 4 chelos y una batería, pero su propuesta cansa, y cómo no se les ocurra algo nuevo, no les veo futuro.

Los Gamma Ray, no estuvieron mal, muy corta la actuación y un Hansen que creo que no cantó muy bien.

A pesar de las criticas que se le hacen a Deris como cantante de de Helloween, yo creo que cantó bastante bien, y animó al publico, hablando en castellano constantemente, el final junto a Gamma Ray estuvo muy bien. Me gustaron.

Por fin llegaron Judas Priest, en general hicieron un buen concierto, sólo su presencia ya hace parte del trabajo, pues transmiten algo que pocas bandas pueden conseguir. Halford no cantó mal, teniendo en cuenta sus años y que sus agudos no son lo de antes. Sacaron hasta 4 telones distintos, y el set list fue algo distinto a lo que nos tienen acostumbrados, dejando fuera algunos clásicos e incluyendo 3 temas de “Nostradamus”, del cual creo que sobró Death, aunque estuvo bien ver a Halford sentado en ese trono cantando. Este concierto si que se me hizo corto, puede ser en parte por el maromo que tenía delante, que no me dejo ver gran parte de la actuación.

Para mi con este concierto terminó el día, y me fui a la tienda a descansar, por que lo que es dormir, poco.

El sábado se presentaba espectacular y además el tiempo acompañó, ya que por la tarde se nubló, y no tuvimos que soportar el solazo del día anterior.

Empecé el día con Brujería, más que nada por curiosidad, porque no es un tipo de música que me guste, y tras escuchar 3 canciones, es cómo si ya las hubiese escuchado todas, por lo que me fui a tomar algo.

Luego sonó el Hard Rock de Tesla, banda poco conocida por mi parte, y no sonaron mal, la gente que conocía las canciones, parecía disfrutar.

MSG, parece que está de nuevo entre nosotros, después de un tiempo con bastantes problemas con el Alcohol y lo que no es el alcohol, parece que la vuelta al grupo de Gary Barden, le ha hecho volver a ser el que era. Tocó genial, y Gary Barden canto con ese tono cálido que tanto nos gustó en “one night at Budokan” (salvando las distancias claro). Por supuesto el “Doctor, Doctor” coreado por toda la parroquia presente.

A Europe me tocó verlos lejísimos, estuvieron correctos, aunque ese “Carrie” tan acústico no me convenció demasiado. El “the final countdown” fue la canción más coreada hasta ese momento del día.

Dio me dio una de cal y una de arena. El set list perfecto y la voz también (ya son 65 tacos), pero para el poco tiempo que toco ¿recortes por el retraso acumulado?, y sin Bises, creo que sobraron el sólo de batería y de guitarra, y se podía haber tocado algún temita más.

Los Blin Guardian, cómo siempre, musicalmente correctos, buen set list, pero sosos del copón. La gente sólo se animó de verdad con el Mirror.

Y por fin llegó lo más esperado por las 29.000 personas que campabamos por el monte Kobeta, los KISS.

Nunca me han gustado mucho, y tras verlos creo que mi opinión no va a cambiar, pero lo que si hay que reconocer es que son los reyes del espectáculo. Pirotecnia, fuego, tirolinas,…El concierto basado en el “alive”, se hizo un poco pesado, ya que la gente quería clásicos del grupo, y menos charla por parte de Paul, y un solo de guitarra pésimo por parte Thayer, que rozó el ridículo tocando la guitarra por la espalda. Al final del concierto la gente se animó, ya que sonaron los clásicos que todos queríamos, en definitiva un espectáculo digno de ver.

Todavía nos quedaba un último cartucho por quemar y es que a eso de las 3 de la mañana empezaron a tocar los Saxon, estos nunca fallan, dieron un conciertazo y Byfford sabe comunicarse con el público. Otro anciano que canta cada vez mejor. No queríamos que se marcharan e hicieron un par de Bises , se les veía contentos, pero se tuvieron que marchar por lo avanzado de la noche (más de las 4AM). Fue el concierto que más disfruté del sabado, en parte debido a que ya no había tanta gente.
Espero que el festival tenga continuación el año que viene, pues creo que la mayoría de los que allí estuvimos, salimos contentos en general y con ganas de volver.

Anuncios