Y es que no paro de recibir “buenas noticias” sobre el funcionamiento de este Hospital.

Si ya habia hablado del penoso funcionamiento del Hospital del Henares, por comentarios de otras personas, blogeros y artículos de periodicos, ahora me ha tocado sufrirlo en mis propias carnes.

Tras realizarme mi medico de familia un electrocardiograma, decide derivarme al cardiologo para que me valore, ya que encuentra factores que así lo requieren.

Pues bien me dirigo al mostrador a pedir cita (estamos a 10 de febrero), y me dicen que hasta el 27 de noviembre no me la pueden dar. Las mismas administrativas que me dieron la cita estaban indignadas y haciendo comentarios entre ellas que esto no podía seguir así, y que les da verguenza dar ese tipo de citaciones, pero que claro no es culpa suya. Hicimos unos cuantos comentarios tomandolo a broma del tipo “para entonces ya estarás curado”, “o muerto”, etc… y me alejé del mostrador, aunque curiosamente el paciente que vino detras también iba a citarse para el servicio de cardiología, y a el le dieron para el 30 de noviembre.

Se me caería la cara de verguenza si yo fuese el pijo de Güemes (prefiero la muerte), o doña Espe, y decir en cuanto tienen ocasión que la sanidad madrileña funciona perfectamente, y lo orgullosos que están del funcionamiento de sus nuevos hospitales.

Desde luego de esta manera es fácil que consigan que mucha gente, preocupada por su salud, se apunte a la medicina privada, ante el deterioro de la pública en Madrid.

Creo que el defensor del pueblo estaba estudiando está situación de la sanidad pública en Madrid, ante la avalancha de quejas que existen, espero que saque algo en claro y traten de solucionarlo, aunque mucho me temo que mientras siga Esperanza hay poco que hacer, y yo ya pierdo la susodicha de que en Madrid haya un cambio político a corto plazo.

Anuncios