Estamos hartos de noticias sobre las estafas con las tarjetas de crédito o débito. Que si las clonan, que si se adueñan de tus datos por hacer compras en internet, etc…

Lo curioso es que pensamos (al menos yo), que eso no nos pasará a nosotros, o bien porque somos muy listos, o porque no usamos la tarjeta para comprar en internet.

El caso es que ahora me ha tocado a mí. Si, me han estafado una cantidad considerable para estos tiempos de crisis.

Me enteré consultando mi cuenta por internet, para ver si ya había cobrado, cuando mi sorpresa fue que además de no haber cobrado 😦 me habían hecho unos cargos en mi cuenta que no hice yo.

En mi caso, el estafador ha usado mi dinero para recargar su saldo en una página de apuestas por internet, y no creo que sea muy dificil pillarle, ya que me puse en contacto con esa casa de apuestas, y cómo es de suponer no me dieron los datos del usuario, pero sí algún dato interesante, por lo que si la policía lo investigara, no creo que fuese un problema pillar al estafador. Aunque el sabor de boca que se me quedó tras poner la denuncia, es que no creo que se investigue, ya que parecen tener muchas denuncias de este tipo, y además no pusieron mucho interes, ni me preguntaron absolutamente nada, se limitaron a poner mis datos y las cantidades estafadas, junto a las hojas facilitadas por mi banco, del tema.

Bueno, a lo que voy. Estoy convencido que mi tarjeta no ha sido clonada (si se clona suele ser para usarla físicamente), ni que me hayan cogido los datos de internet. Lo que pienso que ha sido y es bastante sencillo, es que en algún comercio, gasolinera, restaurante, etc…, donde he pagado con mi tarjeta, han apuntado, grabado o memorizado, el número de mi tarjeta. Sí el número de 12 cifras que viene por delante, y por supuesto las 3 cifras de seguridad (no sé como se llaman), que vienen por detras.

Sí, para hacer una compra por internet en la mayoría de las páginas, sólo son necesarios esos datos, y cómo mucho la fecha de caducidad de la tarjeta, que también está a la vista, por lo que es muy fácil que nos estafen por este metodo.

Pero creo que evitar este tipo de estafa tiene una fácil solución (habrá otras), la cual ya he llevado a cabo. Si se desconocen las 3 cifras de la parte de atras de la tarjeta, ya no podrán hacer la compra, por lo que si ocultas esos números, te puedes evitar algún disgusto. Yo he optado por ocultarlos con cinta correctora (vulgármente tipex), así no tendré problemas para usarla, ni peligro de que se atasque en el cajero, y si en algún momento necesito saber los números, pues lo raspo, los veo, y luego vuelvo a poner cinta correctora.

visa

Asi que ya sabéis, ninguno estamos a salvo de los estafadores, y de una forma sencilla, nos podemos evitar algún disgusto.

Por cierto, espero recuperar mi dinero.

Anuncios