Hace unos 15 años estuve unos días en Soria,  y tenía muy buen recuerdo de mi estancia, por lo que aprovechando este puente, he vuelto con mi familia y amigos, a redescubrir esa pequeña ciudad a orillas del Duero.

Soria es una ciudad pequeña y tranquila, perfecta para pasear. Desde la Alameda de Cervantes en plena ciudad, hasta sus apacibles paseos por orillas del Duero, la calma y el sosiego, te invitan a abstraerte en tus pensamientos, fantasias o fundirte con el entorno y formar parte de esas hojas susurrantes de sus arboles, a la espera de que un rayo de luna te indique un bello rincón bajo las ramas de un olmo. No es de estrañar que sirviese de inspiración a tantos poetas y escritores, como Machado, Becquer, Gerardo Diego.

Dentro de la ciudad, recordaba con buen sabor de boca, la calle Zapatería, con sus locales de copas con aire bohemio, que veo con algo de decepción que hoy han cambiado, y auque sigue habiendo varios locales, no me han dado ese punto que me agradó en su día.

Sin embargo la Plaza de San Clemente sigue igual, y es visita imprescindible si te gusta tomarte una cerveza al mediodía o antes de cenar.

Si hay que poner algún pero a Soria, es a la hora de encontrar algún sitio donde comer, ya que hay pocos y con poca oferta, pues son los restaurantes típicos de toda la vida. Tampoco hay demasiado alojamiento, de hecho el Hotel en el que estuve en mi anterior visita ya no existe.

En definitva, os recomiendo la visita a Soria, pero con calma, cómo la propia ciudad, con tiempo de perderos por sus calles y rincones, respirando profundamente por sus calles sin apenas tráfico.

Paseos recomendados:

Por la mañana: Por la alameda de Cervantes, y a continuación a tomar el aperitivo a la Plaza de San Clemente

Al atardecer: A la ermita de San Saturio, pasando por San Polo, y sin olvidar los arcos de San Juan de Duero.

De vuelta puedes parar en algún local de la calle Zapatería, o la Plaza Mayor.

En cualquier momento: por el parque del Castillo.

No olvides probar la deliciosa mantequilla Soriana en alguna de sus variedades.

Ya que estás en Soria, no pierdas la ocasión de darte una vuelta por la Laguna Negra, entorno natural en plena sierra, donde recargar tus pulmones y sentir el frescor de las hayas y pinos acariciando tu cara. Ves temprano o a última hora, ya que ultimamente veo que está muy masificado.

ermita de San Saturio

ermita de San Saturio

Anuncios