pues no se para quien. Acaba de ser el Bicentenario del 2 de Mayo, una fecha señaladísima para Madrid, pero que de festividad para sus ciudadanos ha tenido poco. Cuatro actos culturales y poco más. Que no digo que no esten bien y sean necesarios, pero para mí la palabra fiesta es casi sinónimo de juventud (al menos de espíritu), y en Madrid, las fiesta dirigida a los jovenes no existe. Desde que Don Enrique Tierno Galván nos abandono, Madrid no ha vuelto a ser el mismo en muchos aspectos, pero en el que trato aquí, especialmente. Antes las fiestas se celebraban y disfrutaban por las calles, había actos y música por tadas partes, y en particular en estas fiestas, en la Plaza del 2 de Mayo en malasaña. Donde Había música para jovenes, y sin olvidarse de alguna pachanga para bailar un pasodoble.

Poco a poco esas fiestas fueron desapareciendo, a la vez que Madrid cada vez se hacía más gris.

Los jovenes están olvidados por este ayuntamiento, no conciben que los jovenes necesiten diversión y fiestas, que ya tienen bastantes problemas como para no tener un poco de diversión de vez en cuando. Pero eso sí, que las fiestas no las organice el actual ayuntamiento, que se haga un comite de festejos con gente joven (cuantos menos haya de Nuevas Generaciones, mejor), y que se pueda soltar un poco de adrenalina, que falta nos hace a todos.

Enseguida están aquí las fiestas de San Isidro, desconozco el programa, pero me lo imagino, Agua del santo en la pradera y unos chotis en las Vistillas.

Anuncios